Procedimientos para las hemorragias en el sistema digestivo

mayo 17, 2021

hemorragias en el sistema digestivo

Los especialistas en endoscopia gastrointestinal siguen distintos procedimientos para detectar las causas y el origen de las hemorragias del sistema digestivo. En este artículo se encuentran los procedimientos para tratar y detener un sangrado digestivo alto y bajo. 

Procedimiento en consulta por hemorragias en el sistema digestivo

En primer lugar, el médico pregunta acerca de los síntomas del paciente y su historial médico, a continuación, realiza una exploración física. Los antecedentes clínicos y la exploración física a menudo sugieren la causa de la hemorragia digestiva y las pruebas que pueden ser necesarias. 

Las preguntas en la entrevista médica, se centran en determinar la procedencia exacta de la hemorragias en el sistema digestivo; así como su velocidad y la causa que la produce. El médico necesita saber la cantidad de sangre que se está perdiendo (secreciones pequeñas o varios coágulos), cuando iniciaron los síntomas y con qué frecuencia.

 A las personas con vómito con sangre, se les pregunta si la sangre apareció la primera vez o, después de haber vomitado unas cuantas veces. Y a los pacientes con sangrado al evacuar, sobre si la sangre que sale es limpia; ya que esta puede estar mezclada con heces, pus o mucosidad, o simplemente recubrir las heces. Quienes presentan diarrea con sangre, se les cuestionara su contacto con agentes que puedan causar enfermedades del tubo digestivo.

Otros datos importantes durante una consulta por hemorragias en el sistema digestivo

Un dato importante, son las condiciones que presenta el paciente; como malestar abdominal, pérdida de peso, hemorragia o moretones de fácil aparición y síntomas de anemia (como debilidad, cansancio fácil y mareos). El médico necesita conocer la existencia de cualquier hemorragia digestiva actual o previa; así como los resultados de cualquier colonoscopia anterior (examen de todo el intestino grueso, el recto y el ano con un tubo flexible de visualización). 

La persona afectada debe informar al médico sobre si sufre enfermedad inflamatoria intestinal, tendencia al sangrado o enfermedad hepática, así como si está tomando fármacos o sustancias que aumentan la probabilidad de sangrado (como aspirina [ácido acetilsalicílico], antiinflamatorios no esteroideos [AINE] o anticoagulantes) o de enfermedad hepática crónica (como cirrosis).

hemorragias en el sistema digestivo

EXPLORACIÓN FÍSICA 

La exploración física se centra en los signos vitales de la persona (como el pulso, la frecuencia respiratoria, la presión arterial y la temperatura); y, otros indicadores de choque, como taquicardia, palidez, sudoración, poca producción de orina, confusión y anemia.

El médico también busca manchas pequeñas y de color púrpura en la piel (petequias); así como hematomas (equimosis), que son signos de trastornos a causa de las hemorragias en el sistema digestivo. También busca signos de enfermedad hepática crónica, y de hipertensión portal.

Los médicos pueden solicitar un examen rectal; esto, para buscar el color de las heces, los tumores, y las fisuras y para revisar si las heces tienen sangre. También explora el ano para ver si hay hemorroides.

Pruebas complementarias a causa de las hemorragias en el sistema digestivo

La necesidad de realizar pruebas complementarias depende de los antecedentes clínicos y la exploración física; esto ocurre, si hay signos de alarma mayores por las hemorragias en el sistema digestivo.

Hay cuatro grandes tipos de pruebas que pueden realizarse en caso de hemorragia digestiva:

  • Análisis de sangre y otras pruebas de laboratorio
  • Endoscopia digestiva alta, cuando se sospecha una hemorragia del tubo digestivo alto
  • Colonoscopia en caso de hemorragia del tubo digestivo bajo (salvo que la causa sea, sin ningún género de duda, hemorroides)
  • Angiografía si la hemorragia es rápida o grave

Análisis sanguíneos para descubrir la causa de las hemorragias en el sistema digestivo

El hemograma indica la cantidad de sangre que ha perdido la persona. Si el hemograma muestra un número bajo de plaquetas, es un factor de riesgo de sangrado. Otros análisis de sangre incluyen el tiempo de protrombina (TP), el tiempo parcial de tromboplastina (TPT) y pruebas de función hepática; todos estos indicadores permiten detectar alteraciones de la coagulación de la sangre. Es frecuente que no se realicen análisis de sangre en caso de hemorragia leve causada por hemorroides.

Si la persona ha vomitado sangre o un contenido oscuro (que sugiere la posibilidad de que sea sangre parcialmente digerida); a veces, se introduce por la nariz una pequeña sonda hasta el estómago, para aspirar a través de ella el contenido del estómago. La presencia de contenido sanguinolento, indica una hemorragia activa del tubo digestivo alto; mientras que, el contenido oscuro o parecido a los posos de café indica que la hemorragia es lenta o que ya ha cesado. Esto obliga a realizar una endoscopia alta; ya que, la hemorragia digestiva alta sería una de las opciones.

ENDOSCOPIA PARA LA DETECCIÓN DE LOS SANGRADOS

Esta prueba consiste en una exploración visual del esófago, estómago y la primera porción del intestino delgado; la cual, se lleva a cabo mediante un tubo flexible denominado endoscopio. La endoscopia digestiva alta permite al médico observar el origen de la hemorragia, y a menudo tratarla; con frecuencia se lleva a cabo sin introducción de una sonda nasogástrica.

Es posible, aunque muy poco frecuente, que la endoscopia alta y la colonoscopia no muestren la causa de la hemorragia; pero aún quedan otras opciones para encontrar la fuente del sangrado. 

También puede realizarse una endoscopia del intestino delgado (enteroscopia). Si la hemorragia es rápida o grave, el médico puede indicar una angiografía; en la cual, se utiliza un catéter para inyectar un agente de contraste radiopaco, que puede detectarse con rayos X, en una arteria. La angiografía ayuda al médico a diagnosticar la hemorragia digestiva alta, y permite llevar a cabo determinados tratamientos . También pueden inyectarse glóbulos rojos (eritrocitos) marcados con un marcador radiactivo (gammagrafía). Mediante el empleo de una cámara de barrido, a veces el marcador radiactivo puede mostrar la localización aproximada de la hemorragia. 

PRUEBAS COMPUTARIZADAS 

Antes de hacer una angiografía o cirugía, los médicos también pueden hacer una prueba llamada angiografía por tomografía computarizada. Durante este procedimiento, se usa la tomografía computarizada (TC), y un agente de contraste radiopaco para producir imágenes de los vasos sanguíneos.

Otra opción es la cápsula endoscópica. En esta, la persona se traga una pequeña píldora que tiene una  cámara que toma imágenes a medida que pasa por los intestinos. 

La enteroscopia con videocápsula es especialmente útil para la exploración del intestino delgado.

No dudes en contactar a tu médico especialista o acudir de manera inmediata a un hospital si reconoces algún síntoma de sangrado gastrointestinal, actuar a tiempo puede salvar la vida.

¿A dónde puedo acudir para realizarme una revisión médica?

Si usted reside en Guadalajara, zona metropolitana o sus alrededores (El salto, Tlajomulco, Ajijic, Chapala, etc), y tiene más dudas sobre este tema, o requiere de un diagnóstico, puede agendar una cita en CEGA.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Add Your Comment

Abrir chat
¡Hola!
¿Te gustaría agendar una cita en Guadalajara, Jal. México?
Abrir chat
¡Hola!
¿Te gustaría agendar una cita en Guadalajara, Jal. México?