¿Qué es el reflujo gastroesofágico?

marzo 20, 2021

el reflujo gastroesofágico

La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) ocurre cuando el ácido del estómago con frecuencia fluye hacia el tubo que conecta la boca y el estómago (esófago). Este reflujo (generalmente ácido) puede irritar el revestimiento del esófago.

Muchas personas experimentan reflujo ácido de vez en cuando. La ERGE es un reflujo ácido  que ocurre al menos dos veces por semana, o un reflujo ácido moderado a severo que ocurre al menos una vez por semana.

La mayoría de las personas pueden manejar la incomodidad de la ERGE con cambios en el estilo de vida. Pero algunas personas pueden necesitar medicamentos  o tratamiento especializado para aliviar los síntomas.

Síntomas del reflujo gastroesofágico

Los signos y síntomas comunes de la ERGE incluyen:

  • Una sensación de ardor en el pecho (pirosis/agruras), generalmente después de comer, que podría empeorar por la noche.
  • Dolor en el pecho
  • Dificultad para tragar
  • Regurgitación de alimentos o líquidos agrios desde el estómago hasta la garganta
  • Sensación de un nudo en la garganta

Si tiene reflujo ácido nocturno, también puede experimentar:

  • Tos crónica
  • Laringitis
  • Asma 
  • Caries
  • Sueño interrumpido por reflujo nocturno

Causas del reflujo gastroesofágico

La ERGE es causada por el reflujo ácido frecuente.

Cuando traga, una banda circular de músculo alrededor del fondo del esófago (esfínter esofágico inferior) se relaja para permitir que la comida y el líquido fluyan hacia el estómago. Entonces el esfínter se cierra nuevamente.

Si el esfínter se relaja de manera anormal o se debilita, el ácido del estómago puede regresar al esófago. Este reflujo constante de ácido irrita el revestimiento del esófago, lo que a menudo hace que se inflame.

Existen factores dietéticos o formas de estilo de vida que pueden contribuir al reflujo gastroesofágico. El chocolate, la pimienta o especias, la menta, las grasas, el café y las bebidas alcohólicas favorecen la relajación del esfínter esofágico inferior y, por lo tanto, el reflujo. También el tabaco produce relajación del esfínter.

La existencia de una hernia de hiato favorece el reflujo gastroesofágico, aunque no es su única causa. Todas aquellas situaciones que supongan un aumento de la presión intraabdominal (obesidad, embarazo, determinados tipos de ejercicio físico) favorecen también el reflujo.

¿Dónde tratar esta enfermedad?

Si usted reside en Guadalajara o sus alrededores (Zapopan, Tlaquepaque, Ajijic, Chapala, Tonala, etc), y tiene más dudas sobre este tema, o requiere de un diagnóstico puede agendar una cita en CEGA.

¿Cómo se diagnostica la Enfermedad del Reflujo Gastroesofágico?

Cuando un paciente experimenta síntomas comunes de la enfermedad del reflujo gastroesofágico, principalmente acidez y/o regurgitación ácida, por lo general no es necesario realizar exámenes adicionales antes de comenzar el ratamiento.

Endoscopia

Si los síntomas no responden al tratamiento, o si aparecen otros síntomas tales como pérdida de peso, dificultad para deglutir o sangrado interno, puede resultar necesario la realización de estudios adicionales. La endoscopia superior es un examen por el que se utiliza un pequeño tubo con una luz en su extremo para examinar el esófago, el estómago y el duodeno (la primera porción del intestino delgado).

Antes de realizar este estudio, usted recibirá los medicamentos necesarios que lo ayudarán a relajarse y a reducir las molestias que pudiera sentir. La endoscopia superior le permite a su doctor observar el revestimiento del esófago y detectar cualquier evidencia de daño. Se puede realizar una biopsia de tejido utilizando un instrumento similar a una pinza. Obtener una muestra para biopsia no ocasiona dolor ni molestias.

Control de pH

Otro examen, conocido como control de pH, mide el ácido en el esófago y puede realizarse ya sea introduciendo un sensor pequeño en el momento de realizar la endoscopia o colocando una sonda delgada y flexible en el esófago, que permanecerá allí durante 24 horas mientras se mide el contenido ácido. Esta información se transmite a un pequeño grabador que va sujeto al cinturón del paciente. Las radiografías no cumplen ninguna función en la evaluación inicial de las personas con síntomas de enfermedad del reflujo.

Cirugía

Se debe considerar la cirugía en aquellos pacientes con enfermedad del reflujo bien documentada, que no puedan tolerar los medicamentos o que continúan presentando regurgitación como síntoma primario. Si los síntomas persisten a pesar del tratamiento médico, se debe realizar un examen exhaustivo antes de considerar la cirugía.

El procedimiento quirúrgico para tratar la enfermedad del reflujo se denomina fundoplicatura. En este procedimiento, si existe una hernia de hiato ésta se elimina y parte del estómago se envuelve alrededor del extremo inferior del esófago para fortalecer la barrera entre el esófago y el estómago.

La operación se realiza habitualmente con laparoscopio, un instrumento que evita efectuar una incisión completa en el estómago. Debido a la complejidad de esta cirugía, es importante buscar un cirujano calificado que tenga experiencia en la realización de este procedimiento y que pueda analizar sus riesgos y beneficios.

Factores de riesgo del reflujo gastroesofágico

Las condiciones que pueden aumentar su riesgo de ERGE incluyen:

  • Obesidad
  • Deslizamiento de la parte superior del estómago hacia el torax (hernia hiatal)
  • El embarazo
  • Trastornos del tejido conectivo, como la esclerodermia.
  • Vaciado estomacal tardío

Los factores que pueden agravar el reflujo ácido incluyen:

  • Fumar
  • Comer porciones abundantes o cenar pesado y acostarse inmediatamente
  • Comer ciertos alimentos (desencadenantes) como los alimentos grasos o fritos
  • Beber ciertos liquidos, como alcohol o café.
  • Tomar ciertos medicamentos, como la aspirina.

Complicaciones del reflujo gastroesofágico

Existen diversas complicaciones derivadas del reflujo, aunque éstas no ocurren en la mayoría de los casos. Dependen de la severidad del reflujo en cada sujeto.

Esofagitis

La más frecuente es la esofagitis, que es la inflamación de la mucosa del esófago que está expuesta al ácido. Existen distintos grados. La esofagitis graves puede: ulcerarse y sangrar; cicatrizar de forma irregular, reduciendo el diámetro de la luz esofágica y dificultando el paso de los alimentos.

Esófago de Barrett

En algunos casos se puede producir un cambio de la mucosa normal esofágica, que es sustituida por una mucosa más parecida a la del estómago o a la del intestino delgado, más resistente al ácido.Estos cambios en el esófago se le conoce como “esófago de Barrett”. El daño causado por el ácido puede causar cambios en el tejido que recubre el esófago inferior. Estos cambios están asociados con un mayor riesgo de cáncer de esófago

Estenosis esofágica

Estrechamiento del esófago (estenosis esofágica). El daño al esófago inferior por el ácido del estómago provoca la formación de tejido cicatricial. El tejido cicatricial estrecha la vía alimentaria, lo que provoca problemas para tragar.

Úlcera esofágica

Una llaga abierta en el esófago (úlcera esofágica). El ácido del estómago puede desgastar el tejido en el esófago, causando una llaga abierta. Una úlcera esofágica puede sangrar, causar dolor y dificultar la deglución.

NOTA: 

Busque atención médica inmediata si tiene dolor en el pecho, especialmente si también tiene dificultad para respirar, sudoracion o dolor en la mandíbula o el brazo. Estos pueden ser signos y síntomas de un ataque cardíaco y no se relaciona con ERGE

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Add Your Comment

Abrir chat
¡Hola!
¿Te gustaría agendar una cita en Guadalajara, Jal. México?
Abrir chat
¡Hola!
¿Te gustaría agendar una cita en Guadalajara, Jal. México?