Úlceras pépticas: de tipo gástricas y duodenales

mayo 17, 2021

Las úlceras gástricas y duodenales son dos tipos de úlceras pépticas. Una úlcera péptica es una llaga que se encuentra en el interior del revestimiento del estómago, llamada úlcera gástrica, o la parte superior del intestino delgado, llamada úlcera duodenal.

Una persona puede tener uno o ambos tipos de úlceras al mismo tiempo. Tener ambos tipos se conoce como úlcera gastroduodenal.

Síntomas de las úlceras pépticas

¿Cómo difieren los síntomas?

Una forma de saber si puede tener una úlcera gástrica o duodenal es averiguar dónde y cuándo ocurren sus síntomas. Para algunos, el tiempo entre comidas agrava una úlcera. Para otros, comer puede ser un desencadenante del dolor.

Sin embargo, la ubicación exacta del dolor no siempre coincide con la ubicación de la úlcera. A veces se refiere el dolor. Esto significa que una persona puede tener dolor en un lugar alejado de la úlcera real.

Otros síntomas pueden incluir:

Según especialistas en digestión, la mayoría de los síntomas de la úlcera están relacionados con el sangrado. Pero casi el 75 por ciento de las personas que tienen úlceras gástricas o duodenales no tienen ningún síntoma. De hecho, estas úlceras rara vez causan síntomas graves.

Si se presentan síntomas graves, pueden incluir:

  • Sangre en las heces, o heces que parecen negras o alquitranadas
  • Dificultad para respirar
  • Sentirse débil o perder el conocimiento
  • Vómitos con sangre
  • Fatiga

Busque atención médica de emergencia si siente dolor de estómago y alguno de los síntomas anteriores.

úlceras pépticas

¿Qué causa las úlceras pépticas?

Bacteria Helicobacter pylori (H. pylori)

H. pylori es la causa más común de úlceras gástricas y duodenales. Esta bacteria afecta el moco que protege el estómago y el intestino delgado, lo que permite que el ácido del estómago dañe el revestimiento.

Se estima que entre el 30 y el 40 por ciento de los estadounidenses están infectados con H. pylori.

No está claro exactamente cómo se propaga esta bacteria, pero los investigadores creen que es principalmente a través de alimentos, agua y utensilios para comer contaminados. Las personas que portan H. pylori también pueden transmitirlo a través del contacto directo con la saliva.

Muchas personas contraen esta infección bacteriana cuando son niños, pero rara vez se convierte en una úlcera péptica. De hecho, la mayoría de las personas no ven los síntomas hasta que son mayores, si es que lo hacen.

Medicamentos

Las personas que usan o dependen de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como la aspirina, el ibuprofeno y el naproxeno, tienen más probabilidades de desarrollar úlceras pépticas. De hecho, después de H. pylori, el uso de AINE es la otra causa principal de úlceras pépticas.

Los AINE pueden irritar y dañar el estómago y el revestimiento intestinal. El acetaminofén o paracetamol no es un AINE, por lo que a menudo se recomienda para personas que no pueden tomar AINE debido a úlceras u otras afecciones digestivas.

Otras condiciones

Una condición rara conocida como síndrome de Zollinger-Ellison causa el desarrollo de tumores cancerosos y no cancerosos. Estos tumores liberan hormonas que causan niveles extremadamente altos de ácido estomacal que pueden conducir a úlceras gástricas y duodenales.

Estos tumores se desarrollan con mayor frecuencia en el páncreas y el duodeno, pero pueden aparecer en otros lugares del cuerpo.

Factores de riesgo

Además de tomar antiinflamatorios no esteroides, puedes tener un riesgo más alto de úlceras pépticas si:

  • Fumas. Fumar puede aumentar el riesgo de las úlceras pépticas en las personas infectadas con H. pylori.
  • Consumes alcohol. El alcohol puede irritar y corroer la mucosa que reviste el estómago, y aumenta la cantidad de ácido estomacal que se produce.
  • Tienes un estrés no tratado.
  • Comes alimentos condimentados.

Estos factores por sí mismos no causan las úlceras, pero pueden hacerlas empeorar y que sea más difícil curarlas.

Complicaciones de las úlceras pépticas

Si no se tratan, las úlceras pépticas pueden resultar en:

  • Sangrado interno. El sangrado puede ocurrir en forma de pérdida lenta de sangre que lleva a la anemia, o como una pérdida grave de sangre que quizás requiera internación en el hospital o una transfusión de sangre. La pérdida grave de sangre puede causar vómitos o heces negros o sanguinolentos.
  • Infección. Las úlceras pépticas pueden hacer un agujero (perforación) a través de la pared del estómago o del intestino delgado, lo que pone a riesgo de infección grave en la cavidad abdominal (peritonitis).
  • Obstrucción. Las úlceras pépticas pueden bloquear el pasaje de comida del aparato digestivo, haciendo que te sientas satisfecho fácilmente, que vomites y pierdas peso, ya sea por hinchazón por inflamación, o por cicatrización.
úlceras pépticas

¿Cómo se detectan las úlceras pépticas? 

Su médico especialista comenzará preguntando sobre su historial médico y sus síntomas. Informe a su médico cuándo y dónde tiene síntomas con mayor frecuencia.

Las úlceras gástricas y duodenales pueden causar dolor en diferentes partes de su abdomen. Por lo general, se recomienda una variedad de pruebas, ya que el dolor abdominal tiene muchas causas.

Pruebas si la causa es H. Pylori

Si su médico cree que H. pylori puede ser la fuente de sus síntomas, las siguientes pruebas pueden confirmar o descartar esta posibilidad:

Una prueba de antígeno en heces. En esta prueba, se envía una muestra de heces a un laboratorio para su análisis. La prueba busca ciertas proteínas en las heces relacionadas con H. pylori.

Una prueba de aliento con urea. Una prueba de aliento con urea consiste en tragar una píldora que contiene una formulación especial de urea. Respira en una bolsa de recolección antes y después de tragar la píldora, y luego se miden sus niveles de dióxido de carbono. Cuando H. pylori está presente, la urea en la píldora se descompone en un cierto tipo de dióxido de carbono que se puede detectar.

Serie gastrointestinal superior. A veces se llama trago de bario a esta prueba, que es una serie de radiografías del aparato digestivo superior que crea imágenes del esófago, el estómago y el intestino delgado. Durante la radiografía tomas un líquido blanco (que contiene bario) que recubre tu aparato digestivo y hace que la úlcera se pueda ver mejor.

Esofagogastroduodenoscopia (EGD)

Una prueba de endoscopia alta o EGD implica pasar un instrumento flexible iluminado con una cámara en su extremo, conocido como endoscopio, a través de la boca y hacia el esófago, el estómago y el intestino delgado.

Su médico podrá buscar úlceras y otras áreas anormales, así como también tomar una muestra de tejido (biopsia). Incluso pueden tratar ciertas afecciones.

¿Dónde tratar las úlceras pépticas?

Si usted reside en Guadalajara o sus alrededores (Zapopan, Tlaquepaque, Ajijic, Chapala, Tonala, etc), y tiene más dudas sobre este tema, o requiere de un diagnóstico, puede agendar una cita.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Add Your Comment

Abrir chat
¡Hola!
¿Te gustaría agendar una cita en Guadalajara, Jal. México?
Abrir chat
¡Hola!
¿Te gustaría agendar una cita en Guadalajara, Jal. México?