Infección por Helicobacter Pylori

marzo 12, 2021

Helicobacter Pylori

Helicobacter pylori, o H. pylori, es una bacteria común que infecta el revestimiento interno del estómago. 

Esta infección provoca una inflamación del estómago (gastritis) que suele pasar desapercibida. Sin embargo, puede provocar trastornos digestivos (malestar, dolor, agruras, acidez). A veces, con el tiempo, puede progresar a una úlcera, una herida más o menos profunda en la pared del estómago o duodeno, o más raramente a un cáncer de estómago.

Trasmisión de la bacteria Helicobacter Pylori

Las bacterias prosperan solo en el estómago y duodeno. La transmisión ocurre con mayor frecuencia agua o alimentos contaminados. La infección se ve favorecida por malas condiciones higiénicas.

Trastornos que puede provocar la infección

La infección con la bacteria H. pylori causa una inflamación crónica del revestimiento del estómago, llamada gastritis. Esto persiste mientras la bacteria esté presente y, a veces, de por vida si no se trata la infección. La inflamación suele pasar desapercibida pero en ocasiones puede provocar problemas digestivos (malestar, dolor). En casos raros, con el tiempo, también puede convertirse en una úlcera, una herida más o menos profunda en la pared del estómago o duodeno, o más raramente en cáncer de estómago.

Tratamiento para el Helicobacter Pylori

El tratamiento implica tomar antibióticos y medicamentos que reduce la acidez del estómago, y dura 10 a 14 días, según los protocolos. Elimina la infección en el 80 al 90% de los casos.

Si el primer tratamiento no eliminó la bacteria, el médico propondrá un nuevo tratamiento consistente en antibióticos diferentes al primero para sortear el problema de resistencia de la bacteria.

Debido a este riesgo de fracaso del tratamiento, es fundamental comprobar si se ha eliminado la infección.

Efectos secundarios del tratamiento

El tratamiento puede provocar:

  • Náuseas,
  • Diarrea,
  • Vómitos,
  • Pérdida del apetito,
  • Alteración del gusto (especialmente una sensación de sabor metálico),
  • Digestión difícil,
  • Dolor de cabeza,
  • Mareos.

Estos trastornos pueden ser muy molestos. Por tanto, es preferible realizar el tratamiento cuando menos te moleste en tu vida diaria y cuando puedas seguirlo hasta el final (duración de 10 días a 14 días).

Si tiene dificultades para seguir el tratamiento o si tiene quejas inusuales o molestas, consulte a su médico.

¿Con quién tratar esta infección?

Si usted reside en Guadalajara o sus alrededores (Zapopan, Tlaquepaque, Ajijic, Chapala, Tonala, etc), y tiene más dudas sobre este tema, o requiere de un diagnóstico, puede agendar una cita en CEGA.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Add Your Comment

Abrir chat
¡Hola!
¿Te gustaría agendar una cita en Guadalajara, Jal. México?
Abrir chat
¡Hola!
¿Te gustaría agendar una cita en Guadalajara, Jal. México?